Incapaces de contener aquello que nace más allá de las alegrías y los dolores, más allá de las imágenes que me rodean….ellas actúan y me dejo llevar. En ocasiones toman un pincel para manifestar esa acción contenida que dejó de serlo en el momento en el que las dejé a su libre albedrío. En otros momentos son el teclado de un ordenador o un simple bolígrafo los que ejercen la sesión del comienzo de un sueño sobre papel o pantalla de brillo. Ellas me llevan a paisajes imaginados y relatos de personajes que hacen de mí una atrevida llena de color y palabras encadenadas. Desde mi escalera de caracol, desde mi pasión por la expresión artística, mis escritos y pinturas manifiestan la ilusión por llegar más allá de un caballete, más allá del papel en blanco.